Bolsas hidrosolubles: todo lo que necesitas saber sobre este producto

Imagen de un paquete de bolsas hidrosolubles en paquete de 100 unidades a la venta en la tienda online de EAS Escarré.

En nuestra vida diaria empleamos varios productos hidrosolubles a pesar de que no nos demos cuenta. El ejemplo más común puede ser utilizar una pastilla para el lavavajillas o bien una cápsula de detergente que se introducen directamente en la lavadora.

En muchas de sus presentaciones este tipo de productos vienen envueltos en una especie de plástico que, en muchas ocasiones, dudamos si retirar o no, hasta que comprobamos las instrucciones del envase, que nos indica que no es necesario. Sin darnos cuenta nos encontramos ante un producto hidrosoluble.


¿De qué están compuestas las bolsas hidrosolubles?

Las bolsas hidrosolubles están fabricadas por un derivado compuesto de alcohol polivinílico (PVA) y plásticos orgánicos (polímero sintético soluble al agua) que se disuelven al estar en contacto con el agua.

Es un producto biodegradable que también se le conoce en el mercado como bolsas ecológicas solubles en agua, muy respetuoso con el medioambiente ya que no deja residuos, y una excelente alternativa a los plásticos tradicionales.

Su uso más popular es el empleado como bolsa para lavandería. Por ejemplo, en un hospital, residencia o centro sanitario, toda la ropa contaminada se almacena en estas bolsas "plástico" hidrosolubles. 

De este modo, los operarios que las manipulan tan solo tendrán que agarrar la bolsa y ponerla dentro de la lavadora, sin necesidad de estar en contacto con la ropa sucia o contaminada.

Este tipo de productos garantiza una manipulación higiénica que proporciona seguridad a los trabajadores.

Bolsas hidrosolubles en la industria textil

En el sector textil su uso está muy extendido, dado que es una de las soluciones más efectiva para la preparación y almacenaje de productos químicos y colorantes empleados en el proceso de tintorería.

Un ejemplo práctico es cuando el responsable del almacén químico debe preparar los distintos pigmentos en polvo en base a la receta para las dosificaciones.

Este producto permite hacer el pesaje perfecto y almacenarlo hasta su uso en las cantidades precisas para cada proceso.

Una vez el producto pesado el operario tan solo debe sumergir la bolsa hidrosoluble con el producto directamente en la máquina y listo.

Este procedimiento consigue unos excelentes resultados dado que agiliza el proceso de disponibilidad de los productos en su justa medida. Además, en su contacto con el agua no generan residuos por lo que no afecta a la prenda en producción, ni altera la composición de la receta. Otro de los aspectos que cabe destacar es que no genera obstrucciones en la máquina.

Ventajas del uso de bolsas hidrosolubles en la producción textil

Emplear las bolsas hidrosolubles contribuye a que las empresas textiles en sus producciones puedan:

  • Calcular la cantidad exacta de productos químicos y auxiliares textiles que utilizarán en la producción, como consecuencia aprovechamiento del producto y ahorro de materia prima.
  • Reducir los tiempos en cálculos de pesaje y de producción, lo que contribuye a su vez a optimizar los procesos textiles.
  • No se altera la composición de la receta textil, obteniendo unos mejores acabados textiles.
  • Garantiza la calidad de la producción.
  • Es un producto sostenible sin impacto medioambiental.

En EAS sabemos la importancia que le dan nuestros clientes a este tipo de artículos, y lo difícil que es comprarlas en el mercado en este tiempo de pandemia, donde son muy demandadas por el sector hospitalario.

Por este motivo, a través de nuestra tienda online ponemos a disposición un amplio stock de bolsas hidrosolubles.

Si aún no has probado este sistema, te animamos a que lo hagas y si necesitas ayuda o asesoramiento no dudes en contactarnos.